Korimakao se presenta en la Habana

Por José Luis Estrada Betancourt (Tomado de Juventud Rebelde)

Hasta el 22 de junio, el Conjunto Artístico Comunitario Korimakao, liderado por el actor Manuel Porto y radicado en la Ciénaga de Zapata, estará realizando un grupo de presentaciones en la capital del país, bajo la dirección general de Yander Roche Miralles. Sigue leyendo

Korimakao: su brújula.

Por Yurislenia Pardo Ortega, tomado del blog Ala y raíz

Al sur de la provincia Matanzas, se encuentra la Ciénaga de Zapata, unos cinco mil kilómetros cuadrados de humedal, que forman parte de la reserva de la biosfera. Tierra de carboneros, de gente humilde y trabajadora.

A la zona de Santo Tomás en el mismo corazón del pantano, llegó un día el actor Manuel Porto, para filmar la novela “Cuando el agua regresa a la tierra”, con el personaje de Venturita. Pero él no se fue más, allí encontró el amor de pareja y la realización profesional. Entonces se dedicó a fundar una familia pequeña y una más grande, el conjunto artístico “Korimakao”.

Un nombre que bien describe las esencias mismas de este proyecto que desanda los pantanos multiplicando la cultura nacional. Dicen que antes los cenagueros eran nómadas por el crecimiento de las aguas y los que venían de otras partes del país le decían karimakaos, “Hombre con la casa a cuesta”.

La concreción de un sueño

Cuentan, los que junto a Porto se aventuraron en aquella empresa en los primeros años, que fue muy difícil. El país pasaba por la etapa más dura de la crisis de los 90, el periodo especial, y no habían condiciones materiales ningunas, ni siquiera para que vivieran los artistas.

Pero la falta de comida y techo no detuvo a aquellos jóvenes, que algunos tildaban de aventureros o locos, y se aferraron a su credo de que a los hombres además de la barriga, hay que llenarles el alma.

Yander Roche. Director Artístico General de Korimakao“Todo cambió a partir de un encuentro de Manuel Porto con Fidel Castro, en una visita del líder de la Revolución al poblado de Pálpite en el 2001”, rememora Yander Roche. Director Artístico General de Korimakao.

Durante el intercambio, el fundador y director del proyecto, le comentó al Comandante en Jefe su propósito de fundar el primer Centro Internacional de Arte Comunitario y dos años después comenzaron a llegar los recursos que permitieron construir la sede actual, que aunque le faltan algunas cosas aún, nada tiene que ver con las condiciones iniciales.

“Al principio la fuerza artística era de la Ciénaga, pero después eso fue cambiando. Ahora en este lugar hay jóvenes de todas las partes del país, los cuales en su 95 porciento no tienen una formación académica artística, sino empírica y autodidacta. Ah eso sí, pero con mucho talento y que encuentran aquí un espacio para realizar sus sueños”

“Esto no es una escuela desde el punto de vista profesional, pero si tiene una intensión en la formación de valores. El arte se convierte en un pretexto para lograr esa obra humanísticas”, significó Yander.

Aunque de vez en vez, lo que nos llega a través de los medios nacionales son solamente las galas que realiza el grupo en el mes de abril, en homenaje a la Victoria de Playa Girón, mucho más hacen estos jóvenes por los cenagueros y por Cuba.

Cada año, antes en los meses de julio y agosto, y ahora en noviembre y diciembre, los korimakaos recogen luces, escenografías, vestuarios y equipos de audios y salen a recorrer cada poblado del humedal con espectáculos para todos los públicos.

Además de los intercambios con instituciones culturales nacionales y las giras que han realizado por algunos territorios del país, se han presentado también en Venezuela y París.

El resto del año, de lunes a sábados, desde que se despierta el día y hasta después que duerme, ellos ensayan una y otra vez, para que su arte siga siendo pulcro. Solo van a casa para los festejos de diciembre y por pocos días.

Allí en la sede del proyecto en el poblado de Pálpite, nos sorprendió encontrar a tres camagüeyanos miembros del grupo:

De la campiña al pantano:

Que iba a imaginar que aquel mulato de drelos,  Gilmer Cowell Guerra, era nacido también en mi Gilmer Cowell Guerratierra, y mucho menos del reparto Florat.

“ Lo mío es muy curioso porque Florat es un barrio marginal. En Camagüey una vez me dio por querer ver los ensayos de grupos de teatro, ni siquiera me interesaba ser actor.

Trabajaba en ese momento en la fábrica de cervezas Tínima, y un día llegué a casa y mi mamá me dijo que había salido por la televisión Manuel Porto haciendo una convocatoria para Korimakao y le dije, ah! Sí, voy pa allá a presentarme. Yo que soy guajiro, a donde más había llegado es a Ciego de Ávila, pero me mandé para acá.

Aquí hice las pruebas, aprobé pero me dijeron que no había plazas, y tuve que volver a Camagüey. Pensé que me habían dicho que aprobé para que no perdiera el ánimo y seguí en mi fábrica de cervezas, hasta que un día me llamaron y me dijeron ven para acá, y ya de eso hace casi seis años”.

De Yisel López Cuevas, la primera impresión que tuve fue que era santiaguera, por la sandunga con que bailaba y lo bulliciosa  que es. Pero es de esas sorpresas que da la vida, de las que demuestran que a veces los estereotipos engañan. Pues muy camagüeyana, del Inra, salió la Yisel y orgullosa de serlo.

“ Trabajaba en una Casa de Cultura, como instructora, dando clases a niños de seis a 16 años, pero mi sueño era bailar yo. Y un día llegó Gilmer y su novia, a mi centro de trabajo, a hacer convocatorias del conjunto y yo estaba dando mi taller de las cinco de la tarde, y allí me atraparon.

Yo lo sentí como un cambio, una idea loca, algo para probar, algo que no había vivido y quería experimentar. Y nada, aquí estoy hace un año y seis meses, conviviendo con este grupo de hermanos, de familia.

La gran revelación de aquella triada principeña fue Miguel Ángel Sánchez Yanes, Muiguelito, un muchacho de 19 años de edad, que mucho tuvo que bregar hasta llegar a la ciénaga para construir su futuro:

“La cosa fue como si me cayera del cielo. Yo me pasé cinco años en la EVA de Camagüey, pero cuando fui a La Habana a hacer las pruebas, no logré el pase de nivel.

De ahí, lo que cogí fue una plaza de economía, pero al tiempito la dejé, no me gustaba, entonces entré en la Andariega, pero por edad tuve que irme, después pasé por el Ballet Folklórico, luego por Endedans, pero como no tenía mi doce grado, (aquí lo estoy cogiendo), y no me podían pagar tuve que irme.

Me desilusioné y salí del baile. Trabajé en la campaña antivectorial… y un día, trabajando de custodio frente a la Academia de Arte Vicentina de la Torre, vi que venía mi socio Yaider, que nos conocíamos de la Andariega.

Recuerdo que traía un pulóver con un letrero “Te regalo la esperanza” y allí mismo se puso a hablarme de Korimakao y me llevó con él a la entrada de pase. Aquí me hicieron mis pruebas y actualmente me encuentro aún en periodo de prueba, solo llevo tres meses.

Korimakao: su brújula.

Korimakao es una especie de brújula que ha ayudado a encontrar el camino a cientos de jóvenes a lo largo de sus  más 20 años de existencia. De allí que su obra no solo tiene un valor artístico sino social.

“Aquí han venido jóvenes con serios problemas de carácter y otros que han estado presos, pero desde que llegas te dejan claro que en Korimakao nada de eso significa nada. Aquí solo te piden que tengas talento, no un pasado impecable, ni un título, ni recomendaciones.

De madurarte y hacerte crecer, se encargan acá adentro, te construyen” dice con sentida pasión Gilmer. “es una oportunidad para jóvenes con inquietudes artísticas que no han tenido la posibilidad de estudiar en una escuela. Muchos vienen con total desconocimiento y esto te angancha”

“La Yisel que está aquí ahora no es la misma que llegó hace un año y tanto. Porto siempre me dicen que yo soy una negrita de solar, siempre gritando, y dando chucho, pero Korimakao me ha moldeado, ha cambiado para bien mucho de mí”

Miguelito antes de llegar aquí “era muy introvertido, y Korimakao me ha ayudado a salir de mis miedos y mis penas. Aquí no se puede ser un hermitaño, la dinámica no te lo permite”

Cuántas historias como estas se repetirán a  lo largo y ancho de la isla. Cómo saber cuántos de los korimakaos que por allí pasaron, creyeron que antes  todo estaba perdido.

La familia grande de Porto. Cómo lo ven sus hijos.

Yisel: Aunque sea el actor y maestro inmenso que es, se pone a la par tuyo y más que nada, comparte contigo lo que sabe. Es una gente de sentimientos muy bueno, se sienta contigo horas de horas a conversar, y si tú no le dices, mira ya que hay que dormir, él se pasa ahí la noche contándote chistes y risas van y vienen.

Eso a mí me encantó desde el principio, porque antes de venir pensé que estar ante él iba a ser enfrentar un muro muy grande, y ha sido todo lo contrario.

Gilmer: Ahora que su enfermedad, la diabetes Mellitus,  se lo impide, ya él no puede estar todo el tiempo aquí. Entonces, cuándo llega y ve a alguien nuevo le suelta: ¿y-ete-quién-é?, porque es así de campechano.

Yo, que no tengo a nadie en La Habana, cada vez que voy a las clases del Instituto Superior de  Arte me quedo en su casa, y él se pasa el día entero chivándote que si le fuiste a comer la comida y no llevaste nada. Y a la esposa le dice – ¿mamá, y por qué tú le echas a este negro más refresco que a mí?-.  Porto es así, una persona natural, jocosa, tiene esa posibilidad de- yo que vengo de la fábrica de cerveza y él que viene de instituciones artísticas- de llegarme a mí y llegarle a él. Pero así de jodedor así de exigente”

Ahora entiendo que Korimakao no es solo Porto, y que este proyecto perdurará aunque él un día no esté, porque ellos ya son una familia, y familia al fin, aunque el padre esté ausente esos lazos no se pierden nunca.

Del pantano nació también la Patria

Carmen Luisa Hernández nos cuenta esta historia de la Ciénaga, con olor a mariposas

La mariposa cubana

Vengo de allá de la Ciénaga, del redimido pantano…”

El indio Naborí

Un poco tare, pero igual vale.

La Ciénaga de Zapata, Girón, Playa Larga… eran solo lecturas en libros de texto escolares, la Historia repetida una y otra vez. Allí, en el medio de Pálpite las hazañas de los niños héroes y los milicianos cobraron un nuevo significado para todos.

AMADITO, EL CARBONERO

AmaditoÍbamos en busca de una charca donde calmar el crudo calor cenaguero.

Nunca dimos con el paradisíaco riachuelo, pero en el camino, en medio del sol y del monte, conocimos a Amadito– Amado Moreira Urra— un carbonero de 60 años que acababa de apagar tres hornos de carbón de exportación.

Antes de 1959 el saco de carbón salía en 50 centavos, ahora con la venta directa me sale en 20 pesos. Es un trabajo muy duro, con un horno con candela el trabajo es…

Ver la entrada original 521 palabras más

Korimakao, sede esta noche de la Velada por la Victoria de Girón

korimakao-fotografia-cuba

tomado de Juventud Rebelde

La ciudad arte, más que el Conjunto Artístico Comunitario Korimakao, liderado por el actor Manuel Porto, efectuará la XVIII edición de la velada artística en conmemoración a la victoria de Playa Girón, esta noche, en el anfiteatro de la institución ubicada en el poblado de Pálpite, Ciénaga de Zapata, Matanzas.

Esta vez se estrenará una puesta en escena dedicada a Nuestra América, bajo la dirección de Yander Roche Miralles. El espectáculo constituirá también un homenaje a la entrañable figura del Comandante Hugo Chávez.

Si no conoces qué es Korimakao, te invito a leer esta publicación:

Ocho definiones sobre Korimakao

por Darío Alejandro Escobar, un Guajiro ilustrado.

  1. Korimakao es una esencia. Eso que cuando se descubre y define, es necesario defenderlo hasta al final, porque se corre el riesgo de ser menos que nada.
  2.  Korimakao es un mito, un mito muy popular, porque mucha gente ha escuchado de él, pero pocos lo conocen realmente. Conocer Korimakao es un lujo, un privilegio para el  alma, porque la alimenta de belleza.
  3. Korimakao es un antítodoto, un remedio contra el mercado, contra la vida agitada de la capital, contra los materialismos perversos. Es un proyecto revolucionario que lucha contra la postmodernidad, que le hace la guerra a la zozobra económica con aquella sentencia dicha por un gigante, que en medio del abismo, zanjó el debate con “…la cultura es lo primero que hay que salvar”.
  4. Korimakao es sueño hecho realidad, compartido por mucha gente, que va y viene, que se queda, que se lleva dentro. Korimakao es un oasis en medio de la ciénaga, una ciénaga que alguna vez fue sitio olvidado y hoy es símbolo de libertad.
  5. Korimakao es una utopía, una utopía bañada en pueblo y juventud, como las obras genuinas. Es una metáfora de la Revolución, un proyecto que intenta sobrevivir solo con la fuerza, la voluntad y la inteligencia de su gente.
  6.  Korimakao es un animal, un oportuno que “pide prestado” la casa de un amigo para llevarla a cuesta y sobrevivir. Es una actitud ante la vida, es compromiso, es disciplina, es profesionalidad, es talento.
  7. Korimakao no es Un paso adelante, ni Step up, ni Camino a la fama. Korimakao es Korimakao, un obra real, sufrida y alegre, nunca una construcción mediática hecha por la industria del engaño.
  8. Korimakao es una esencia, un camino sin marcha atrás, algo que marca profundamente a todos sus integrantes, y quizás al viajero distraído, cuando escucha que, “no es lo mismo estar en Korimakao, que ser un korimakao”.

Un pretexto para escribir, más bien dos

Por Rodolfo Romero Reyes

Tomado del Blog Letra Joven

Ella vive en la Ciénaga y tiene 22 años. Hace apenas un mes tuvo una bebé que es una preciosura. Habla como si fuera una madre experimentada pero sonríe con la misma ternura que cuando tenía solo 10 años, recitaba aquellas poesías que le componía su papá y caminaba con una banderita en la mano al lado del Jefe de la Revolución.

La muchacha cenaguera prefiere la guayaba verde con sal, le pide a un príncipe que le alcance una güira y se roba unas raíces de no sé qué mata, que dicen es buena para el hígado. Vive con su mamá que también trabaja en Korimacao, tiene una hermana, y justo a esta hora está para la tienda comprando las cosas que la pequeña debe llevarse para la beca. Sigue leyendo

Un Korimakao espirituano

100_5299Por Mary Romero Aragón.

Tomado del Blog Fomento en Vivo

A la inacabada y gran Casa del actor Manuel Porto, al sur de la Atenas de Cuba, llegó hace poco más de seis meses un nuevo creador. Era alguien con un gentilicio algo mágico, un nombre muy familiar. Hoy le llaman el Korimakao espirituano.

Yankiel Toledo Valdivia aprendió artes escénicas, desde logró su incorporación al teatro y el mundo vertiginoso del grupo Transiciones en la capital yayabera. Quien escribe, reconoció su obra como la mejor puesta en escena, y así fue premiado en el XV Festival de Teatro Olga Alonso en marzo del año 2012. Sigue leyendo

Blogueros cubanos cumplen su compromiso con Korimakao

Recientemente un grupo de blogueros de todo el país visitaron La Ciénaga de Zapata, donde el Proyecto Artístico Cultural ¨Korimakao¨, fundado desde 1992 y dirigido por el destacado actor cubano Manuel Porto, acogió con humildad e inmenso amor esta iniciativa, apoyada por la UPEC y la UJC de la ciudad de Matanzas.

En un compromiso que allí hicimos quienes compartimos palmo a palmo 3 días con directivos, músicos, actores y personal de servicio, queda finalmente cumplida una primera parte que consta con llevar a la Red de Redes el accionar de esa comunidad de talentosos  jóvenes que no cesan en el intento de llevar el arte hasta los lugares más apartados de la Ciénaga de Zapata y el resto del país.

Además de este blog, ya también fue creada la cuenta de Twitter (@korimakaocuba), desde donde se estará informando con regularidad todo lo que acontecerá en esta apartada comunidad cenaguera del occidente del país.

Próximamente estaremos dando a conocer la página de Facebook  que será creada con el mismo propósito.

A continuación, un compendio de lo que hasta hoy se ha escrito sobre la mencionada experiencia.

Gracias por leernos.

Blogueros cenagueros

La Ciénaga de Zapata también bloguea

Jóvenes Blogueros cubanos en Ciénaga de Zapata

Los chamas que amamos a Cuba en la red estuvimos en Girón

Sigue leyendo